El cruce (Cap 70) (AU)

Los cruces del destino son parte de la vida. De esa forma se cobra lo que se debe, se regresa lo arrojado, se libera lo atado. Shaka es un joven que cambia de ciudad para vivir con su tío Asmita y su pareja Defteros, a quien no ha visto durante diez años. Luego conocerá a Saga, quien será el jefe del departamento donde trabajará, junto con Mu, su compañero de estudio y Kanon, el gemelo de Saga que solo pasea buscando conquistar a Mu. Pero, ¿Qué les espera ante estos encuentros? ¿Qué más cruces tendrán que enfrentar?

Shaka ha recibido la heredad y ahora, es hora de ejecutar el juicio. ¿Qué es lo que planeó contra Youma? ¿Cuál será el resultado final?

Anuncios

Temas: Yaoi, drama, romance, comedia, Lemon, angst
Personajes: Shaka, Saga, Mu, Kanon, Asmita, Defteros, Manigoldo, Shion, Shura, Pandora, Seraphina, Degel, Kardia, Kardia
Resumen: Los cruces del destino son parte de la vida. De esa forma se cobra lo que se debe, se regresa lo arrojado, se libera lo atado. Shaka es un joven que cambia de ciudad para vivir con su tío Asmita y su pareja Defteros, a quien no ha visto durante diez años. Luego conocerá a Saga, quien será el jefe del departamento donde trabajará, junto con Mu, su compañero de estudio y Kanon, el gemelo de Saga que solo pasea buscando conquistar a Mu. Pero, ¿Qué les espera ante estos encuentros? ¿Qué más cruces tendrán que enfrentar?

Shaka ha recibido la heredad y ahora, es hora de ejecutar el juicio. ¿Qué es lo que planeó contra Youma? ¿Cuál será el resultado final?

Capitulo 70: El día del juicio

El despertador sonaba amenamente en la repisa de esa habitación decorada de rosas rojas, con suaves sabanas de 800hilos importadas desde la india, con un hermoso decorado de rosas bordeado en las esquinas y de un color celeste. Allí se veían dos cuerpos entrelazados después de una acalorada noche de celebración, el bronceado de un ibérico de cabello negro que dormía con su antebrazo derecho cubriendo sus ojos y con el otro brazo rodeando de forma posesiva a un sueco de piel nívea, blanca, con bucles desordenados celeste que serpenteaba alrededor de las colchas.

El ruido del despertador sonaba y el español restregaba sus ojos con fastidio, viendo de reojo la hora y notando que ya eran las seis y media. Afrodita y Shaka tenían el vuelo a las ocho de la mañana, para llegar a la ciudad a las diez y ejecutar los que ellos llamaban “el día del juicio”. Él quería estar en primera fila para ese evento. Observó entonces el cuerpo de su compañero, aún retozando en su pecho, dejando sus brazos caer a cada lado de su pecho y con una expresión serena y seductora. El ibérico tuvo serios deseos de despertarlo a besos pero viendo la hora y lo que tarda su amante en arreglarse vio que no era el momento. Los dos hacían gala de su puntualidad así que podrían dejar los juegos eróticos para después.

−Afrodita…−le habló acariciando su hombro descubierto de los bucles. El sueco se movía un poco con pereza sobre el pecho fornido de su amado−. Dita, ya es hora de levantarse…

−Hmmm…−murmuro mientras movía una de sus suaves piernas por encima de la del español, provocándole una corriente placentera por el movimiento inconsciente de su pareja. Shura lo miró seriamente, se había despertado algo con esa simple caricia−. Dame unos minutos…−musitó por fin el sueco en su idioma, frase que ya Shura se sabía de memoria. Ya sabía porque Afrodita colocaba el despertador con veinte minutos de adelanto. Es que tardaba veinte minutos diciendo exactamente lo mismo.

El ibérico sabía que era necesario levantarse para no perder el vuelo y que su pareja estaba demasiado hermosa retozando a su lado, así que debía aplicar algunas técnicas especiales para hacerle levantar y estar con todas las energías del mundo para semejante día. Por ello se decidió a tener algún encuentro rápido, recostando con cuidado el cuerpo somnoliento para luego destinarle suaves besos por toda la mejilla, mandíbula y mentón mientras sus manos viajaban delicadamente por su espalda suave, bajando cadenciosamente hasta sus glúteos bien formados, provocándole soltar un gemido sensual. Siguió con su maniobra, pasando sus labios y creándole cosquilla a esa piel tersa al contacto con el naciente vello de su barba.

Viendo que su compañero respondía bien a las caricias y correspondió con ánimo el beso que resbaló de su mentón a sus labios, Shura tomó el lubricante que tenía al lado de la mesa y con rapidez enjugó dos de sus dedos, sabiendo que el tiempo no era su aliado en ese momento; para luego seguirlo besando ávidamente, despertando a aquel joven que ya gustosamente había pasado una de sus piernas alrededor de la cintura, mientras seguían recostados de lado. Las manos suecas surcaban los trabajados pectorales del español, contando el reciente vello también de su pecho formado, y caminando por ellos con verdadero placer, arrancándole suspiro al ibérico con la estratagema.

Se sonrieron al verse a los ojos, somnolientos y al mismo tiempo llenos de deseos, mientras un dedo del español ya invadía la entrada despejada del sueco, con un suave movimiento circular y algo rítmico. Un segundo dedo invadió su cuerpo y el sueco estaba entretenido besando el lóbulo derecho del mayor y apretando con delicia las tetillas erguidas, mientras este respondía con una caricia delictiva en su recién despertado miembro. Afrodita jadeó roncamente cuando esos dedos encontraron el sitio indicado, arqueando la espalda y dejando que sus bucles resbalaran por sus hombros. La reacción fue suficiente para que el español decidiera continuar con su faena, besando de nuevo con hambre a su pareja y tomándolo por la cintura para ir penetrando poco a poco dentro de sus entrañas, primero con la punta gruesa de ese miembro deseoso y poco a poco ingresando el tronco erecto. Las caderas de Afrodita se movieron sinuosamente buscando abrirle espacio a aquel miembro caliente que llenaba su cuerpo de fuego, el fuego gitano que ese hombre destilaba con su aroma a bosque y magia, gimiendo entrecortadamente y besando con ansias cada centímetro de piel disponible. Ya dentro, esperó unos minutos antes de comenzar el vaivén, recorriendo con las manos su espalda suave y besando con dulzura los gruesos labios suecos.

−Buenos días…−le susurró el español con su acento ancestral, en un suspiro de aire…

−Muy buenos…−contestó el sueco con una risita complacida, pasando sus falanges por el corto cabello negro de él−. Delicioso…−murmuró moviendo un poco sus caderas para darle indicios de continuar. Shura entonces dio la primera envestida y Afrodita sintió la corriente de placer. La danza comenzó−. Dioses… hmmm… Shura…

−ha… ha… es… hora… de… hmmm… levantar…se…ha…−le susurraba en el oído mientras hacía arremetidas rítmicas, un vaivén algo pausado pero suficiente para ir calentando sus pieles.

−¡Haaaa! –jadeó con una sonrisa el sueco−. Así… como… ha….ha… hmmm… querer… hmmm… ¡AHHH! –el último movimiento le nubló la mente.

El español de un movimiento se puso de horcajadas sobre el sueco, rodeando su espalda con sus brazos y este rodeando su espalda, colgando sus piernas alrededor de las caderas del español mientras aquel de nuevo penetra con más fuerza, decidido a acelerar el momento con estocadas más profundas.

−¡OHHHH! –gimió Afrodita extasiado de placer−. ¡Mi Shura!… ha… ha… sigue… más… ¡más!… ¡RÁPIDO!

−Hmmmm… ha…ha…ah…hmmm… ha… Muy… cerrado… caliente… ¡HAAA! –el cuerpo del ibérico se tensó al sentir la mordida en su hombro, acelerando su movimiento coital.

−¡DIOSES! HA… Ha….HA… HMMMM…−la voz de Afrodita iba en aumento, mientras una de las manos del español se deslizó entre ellos para tomar su miembro e irlo trabajando con ansías−. ¡More! ¡Monto! ¡Jag a”lskar dig!… ¡HMMM! ¡Shura!

Ya Shura sabía que estaban llegando al punto, él apenas y podía soltar una palabra cuerda de sus labios mientras Afrodita ya empezaba a hablar en varios idiomas. Movía sus caderas con deseos, de adentro hacia afuera, jugando con cambiar un poco el ángulo hasta que por fin estallaron.

−¡Grrrrrr…. Haaaa! –musitó un Shura como si estuviera gruñendo de placer

−¡OHhhh SHUUUUURAAAAAA! –gritó el sueco derramándose entre ellos.

Cayeron temblando sobre ellos, tomando aire con una sonrisa en sus labios. Shura podía ser intenso cuando lo quería y Afrodita lo había comprobado ya varias veces desde que iniciaron seriamente su relación, ya de 2 meses. Decidieron llevarla al otro nivel un día antes de regresar a su ciudad, luego de haber culminado el proyecto.

−¿Ahora si estás despierto? –le preguntó el español, mirándolo fijamente a los ojos y el sueco lanzó una risita graciosa.

−Si no lo estaba, ya lo arreglaste, mi Shura.

−Otra vez me dijiste Te amo en sueco… suena muy sensual.

Se sonrieron de nuevo, dándose un corto beso antes de salir de él y levantarse para tomar un baño, juntos y así ahorrar tiempo, ya que el reloj corría y ambos no arriesgarían su puntualidad.

Tal como estaban acostumbrados, la pareja llegó puntual al aeropuerto, Afrodita vestido por un traje elegante color azul oscuro y una hermosa camisa turquesa, mientras que Shura iba todo de negro. Shaka se levantó de su asiento para saludarlos, vistiendo un traje celeste con una camisa blanca y botones de oro, luciendo triunfante su anillo zafiro en la mano derecha. Se sonrieron los tres, escuchando el anuncio del vuelo que debían tomar y cuando se acercaron vieron llegar corriendo a Mu tomando de la mano a Kanon que aún comía un emparedado. Se miraron los cincos y lanzaron una carcajada. Parece que a alguien se le había pegado

−¡Por eso te dije que nos acostáramos temprano! –refunfuñaba Mu con molestia. Él tenía hambre y no iba a desayunar corriendo como cierto griego. Shaka se reía discretamente.

−Pues yo no te vi con muchos ánimos de dormir, ¡carnerito! –mirada asesina de parte de Mu y una sonrisa picara por parte de Kanon. Los demás ya se imaginaban la razón de su trasnocho.

−Bueno ya chicos− comentó Afrodita en actitud conciliadora−, ya estamos aquí, ya nos vamos y es hora de pensar en otras cosas. Un momento…−tomó una llamada y empezó a hablar en Italiano. Al poco tiempo se la pasa a Shaka y este contesta en el mismo idioma.

−¡¡No sabía que hablabas varios idiomas, Afro!! –comentó Kanon asombrado. Mu lo miró con cierto aire de ternura.

−Hablo además del sueco y español, ingles, francés, italiano y portugués.

−Te lo puedo certificar−respondió el español con la seriedad de siempre aunque con un dejo de gracia. Afrodita se sonrió sonrojado.

−Claro, ya recuerdo que Afro menciona palabras en varios idiomas cuando está en pleno orgasmo−comentó Mu muy tranquilamente y Shura levantó el rostro contrariado. Kanon se echo a reír recordando ese detalle que se le había olvidado.

−¡¡Lo había olvidado!! ¡Con que esas eran las palabras raras que mencionaba la noche del trío!

−¿Trio?

La pregunta de Shura con aire molesto los hizo volver a la realidad. Afrodita pasándole una mirada asesina a Mu y Kanon que al verse mutuamente soltaron una risita mientras el español escrutaba a los tres bastante abrumado con la noticia. Shaka ya había dejado el teléfono de lado y escuchaba la conversación, recordando… Ciertamente en sus primeras noches juntos luego de haber regresado a la ciudad, Saga le había hecho esa misma pregunta. Se sonrojó al memorarlo…

Recordó que ya estaban recostado uno al lado del otro. La noche fue intensa. Saga no había tenido reparo para besar cada milímetro de su piel y penetrarlo desde atrás, con las manos entrelazadas, sus cabezas una sobre otra mientras murmuraban palabras llevados por le éxtasis de aquel vaivén que se extendió por mucho tiempo… Saga así lo había querido… se detenía para intensificar la dulce tortura, cambiar la posición y proseguir. Quería encontrar el límite de ambos y ciertamente lo logró.

−¿Qué significa “Mai tumase pyar karati hun”? –preguntó él en el oído del rubio, mientras acariciaba su espalda bañada de sudor. El menor se sonrojó al escucharlo.

−¿Donde escuchaste eso? –indagó Shaka, con visible gesto de sorpresa. Saga se rio divertido, besándolo tiernamente a los labios.

−Lo estuviste murmurando junto con otras palabras extrañas… ya sé que cuando estas al límite empiezas a hablar en otros idiomas−el rubio se puso rojo ante el comentario y el griego no pudo evitar robarle un beso ante la reacción−. ¿Qué significa Shaka?

−Es “Te Amo” en hindú…−respondió con una sonrisa apenada. Saga lo miró incrédulo.

−¿Seguro? ¿No está un poco largo para decir solo eso?

−¿Qué esperabas? ¿Qué te insultaba en otras lenguas?

−Mmm… eso suena muy excitante.

−¡Eres un pervertido!

Sin darse cuenta, se había sonreído sólo recordando aquella escena, gesto que no paso inadvertido para los otros presentes, pero nadie comento nada. Cuando lo vieron con su vista a la ventana y las manos en el dije ya se habían imaginado que Saga ocupaba ahora sus pensamientos.

Entre tanto, en la mansión de los Géminis la escena era totalmente distinta. Youma salía corriendo a la aseguradora luego de recibir la impactante noticia de un movimiento en las acciones que lo había dejado, literalmente, en banca rota. Una reunión de emergencia con los inversionistas y accionistas había sido llamada para verificar el estado de la empresa, que como si de un castillo de naipes se tratase, había caído con un solo golpe.

Llegó a la empresa y de inmediato lo pusieron al corriente. Resultó que en la noche pasada una cantidad muy cuantiosa de sus acciones cambiaron de dueños y pasaron en manos de la familia de los Virguien. Semejante noticia caló en los sentidos del hombre, quien veía con error los documentos donde se mostraba la gráfica con los nuevos accionistas y el nombre de aquel que ahora poseía la mayor cantidad de acciones de la aseguradora… Shaka Virguien…

−¡MALDITA SEA! ¿CÓMO ES POSIBLE? ¿COMO NADIE SE DIO CUENTA QUE ESTABA COMPRANDO LAS MALDITAS ACCIONES?

−Fue algo repentino señor−se excusaba uno de los máximos contadores del lugar, también abrumado−. Hasta ayer las acciones pertenecían a distintas personas y en sólo una noche pasaron de nombre. No lo pudimos detener.

−¡MALDICIÓN! ¡MALDICIÓN! –espetaba el hombre iracundo−. ¡DEBE HABER UNA FORMA DE ARREGLAR ESTO! ¡NO ME QUEDARÉ EN LA CALLE POR SU CULPA!

Salió tirando puertas, insultando a todos a cuanto veía. El ánimo del hombre estaba totalmente descolocado ante la idea de que ha perdido todo en una noche. ¿Acaso eso es lo que había planeado ese hombre? ¿Por eso no lo encarceló cuando fue al apartamento de su hijo y lo amenazó de muerte? Ahora recordaba las palabras de Shaka esa tarde… Debió haberlas tomado en serio…

Entraron a la sala de juntas y los rostros de todos los empresarios era un indicio de la gravedad de la situación. La empresa de la noche a la mañana había pasado a otras manos, sin poderlo remediar. Revisaron la forma en que se realizó el traspaso y el método fue por demás pausado, lento pero decidido, un juego a distancia orquestado por alguien que había medido muy bien cada hecho. Empezaron a comprar acciones disgregadas a nombre de personas diferentes, pequeñas acciones, poco a poco y de forma individual. Pronto algunos de los inversionistas de grandes porcentaje de la empresa también las vendieron al ofrecerle 25% más de su valor. De la misma forma, la venta fue a terceros y de repente, en horas de la noche del día anterior todas estas acciones individuales pasaron al nombre de un solo dueño: Shaka Virguien. Todo ocurrió en las horas que el joven heredero tomaba su puesto en la familia… Todo como un juego de fichas de domino que sin darse cuenta ha trancado el paso por ambos lados, y todas las fichas para seguir el juego sólo estaban en manos del rubio. Youma estaba angustiado… había perdido todo… absolutamente todo…

Shaka había jugado muy bien sus piezas. Había investigado con detalle la situación de los géminis y descubrió que las mansiones y propiedades estaban hipotecadas con la garantía de la empresa. Quitarle a Youma la aseguradora era quitarle todo lo demás, un camino demasiado fácil para el rubio que gozaba de mucho dinero y sobretodo, astucia. Finalmente, con Shaka obtener la mayor cantidad de acciones de la seguradora se hizo dueño, prácticamente, de todas las demás propiedades hipotecadas de los géminis. Había ganado…

Por otro lado, Asmita y Defteros fueron acompañados por Albafica al cementerio de la ciudad. Ante la noticia del regreso del antiguo heredero, el sueco había recobrado bastante de sus fuerzas y se decidió acompañar a Asmita en ese momento que le resultaba sumamente especial. Durante la mañana, el rubio se había dedicado a hacer dos coronas con rosas, en forma de flor de lotos, para dejarla en dos tumbas particulares.

El lugar estaba nublado, a pesar de ser un poco más del mediodía. La brisa agitaba los pocos árboles que adornaban un lugar lleno de lápidas y tumbas, con olor a flores y a muerte. En silencio, los tres vestidos de negro seguían el camino de piedras que los llevaba a la parte más reservada del lugar, una donde habían más arboles y hermosas albercas, visiblemente para los más adinerados. Irónico, si se toma en cuenta que esos cuerpos no disfrutan de dicho lujo.

La primera tumba en visitar fue la del padre de Asmita. El rubio tomó uno de los arreglos que Defteros tenía en manos y se acercó, solemnemente a ese lugar, colocándolo en frente. Se arrodilló a la altura de la lápida de mármol y leyó la escritura con la yema de sus dedos, sintiéndose fría, tan fría como recordaba el trato de su padre hacía él. Frunció su ceño, recordando tantas cosas en ese momento, tantas palabras dichas, tantas frases hirientes, el desprecio… Suspiró, alejando esos malos pensamientos y recordando las palabras que Defteros una vez le dijo, aquel día que supo de la muerte de su padre y pensó que lo iba a abandonar.

“Fue ciego… Cómo en un tiempo lo fui yo… Que creí ver muerte donde abundaba la vida… Sólo porque estaba acostumbrado a la oscuridad. Quizás, a él le paso igual.”

−Perdóname… fui a salvar a alguien fuera de la familia y no vi que tú mismo estabas en tu propia oscuridad…−murmuró con voz entrecortada, antes de posar sus dedos en el año de su muerte, ese año…−, y mi orgullo me cegó tanto que ni siquiera quise hacer un intento por alcanzarte… Ahora que vi lo que le pasó a Shaka, te comprendí, papá. Comprendí el agujero en dónde estabas metido… Un águila frustrada porque no podía alcanzar los cielos… Quizás, que tanto tuviste que abandonar para seguir tu destino como Virguien… que tantos moldes no pudiste llenar…−una lágrima surco sus mejillas−. Perdóname… porque al final, contigo, también fui un ciego… ambos fuimos unos ciegos… ambos fuimos egoístas…

Se quedó en silencio por varios minutos. Defteros y Albafica le había dejado espacio para hacerlo, a solas, quedándose a unos pasos de él. Pronto, Asmita empezó a llorar en silencio, dejando que el viento fuera lo único que lo consolara, porque al final, ya era demasiado tarde. Su corazón latía con pesadez, adolorido… triste… impotente… ¿Cuántas cosas hubieran sido distintas si él hubiera dado su brazo a torcer? ¿Si no se hubiera llenado de rencor por las palabras que su padre le destinó esa noche? ¿Si hubiera visto más allá de la coraza del anillo? Al final, él también había sido ciego, había sido egoísta y ya no había forma de remediarlo. Ya no había tiempo. Sólo le quedaba seguir adelante…

Luego de unos minutos llorando así, en silencio, se secó sus propias lágrimas y se levantó, con una sonrisa triste en su rostro, tratando de mostrarse fuerte ante ellos. Defteros no dijo nada, simplemente lo siguió acompañando en silencio, siguiendo al mismo tiempo a Albafica, que cubría su cabello celeste con un manto negro y los llevaba de la misma forma a la otra tumba, la del abuelo de Asmita. El rubio entonces tomó el último arreglo y lo colocó en la base de la tumba, leyendo de nuevo lo escrito en la lápida con sus dedos, arrodillándose en ese lugar. Allí los recuerdos fueron distintos, eran hermosos, llenos de luz, llenos de amor… su abuelo había sido un padre para él, un hombre que había visto más de lo que los demás habían visto… un hombre que abandonó por cobardía. Porque es después de haber visto lo de Shaka, de haber conversado con él, de haberlo oído gritar ante la interpelación de Kardia, que Asmita por fin había entendido que se había ido por cobarde… por miedo a enfrentar las palabras de su padre y la visible suplantación de su vida por la de Shaka… por miedo a enfrentarse al molde que no podía, según él, llenar.

Exhaló aire y suspiró, sonriéndose al recordar las palabras de Shaka. Al final, y a pesar de todo, su abuelo lo había perdonado y bendecido antes de morir. Al final, su abuelo lo había entendido y a pesar del dolor que le había causado al huir, obró con su amor, con ese infinito amor que Asmita había aprendido de él. Un hombre muy sabio… un hombre muy querido… un hombre que veía más allá que los demás…

−Abuelo, he tardado diez años en venir, pero aquí estoy−sonrió con una lágrima que corría de sus parpados−. Gracias, gracias por todo… gracias por ser una padre para mí… por amarme y comprenderme… por perdonarme a pesar que fui un cobarde que dejó lo que lo amaba porque alguien no lo acepto… Gracias, porque al final tu amor fue mayor que el dolor que te provoqué… Siempre serás un modelo a seguir para mí… siempre, no hay forma en que pueda olvidar todo lo que me enseñaste−tragó grueso, secando algunas lágrimas−. ¿Sabes? Ayer usé el sari que me regalaste ese día de mi cumpleaños. Fui yo quien le entregué el anillo a Shaka… pude entender entonces, el orgullo que sentías al habérmelo entregado… −dejó correr otras lágrimas−. Y aún así… me perdonaste… a pesar de haberte defraudado… a pesar… de… abandonarte… a…

No pudo terminar… el llanto le había quitado las palabras y las había convertido en sollozos ahogados. No pudo más, se dejó caer por completo frente a esa lápida, con sus manos en la tierra fría y permitiendo que su cabellera recogida cayera a un lado, llenándose de esa tierra. Lloraba con sentimiento, como lo hizo diez años atrás cuando supo la noticia, cuando se dio cuenta que había perdido a ese hombre que lo había formado, lejos, muy lejos de él. Lloró desconsolado, extrañando a ese hombre, extrañando las caricias de padre, sus palabras de aliento, sus historias de antaño, su cariño, su paz, su amor…

Defteros no soportó verlo de esa forma. Se acercó a él y lo abrazó por su espalda, provocando que Asmita se acobijara en su amplio pecho, llorando, desolado ante la ausencia, la nostalgia, la perdida. El moreno lo cubrió con sus brazos, arrodillado con él, en silencio, acariciando sus cabellos dorados y permitiéndole llorar el tiempo que necesitase. Él comprendía lo que significaba ese hombre para su pareja, lo que había ocurrido… Ese hombre había criado a Asmita y le había enseñado a amar de esa forma que logró alcanzarlo a él que estaba en la oscuridad. Él lo sabía…

−Lo extraño Defteros… Lo extra… lo extraño…− gemía con voz pausada por el llanto.

−Lo sé. Lo sé Asmita…−le consolaba conteniendo en su garganta aquel nudo que se había formado.

Lo mantuvo así por casi mediahora, hasta que poco a poco los sollozos cedieron, hasta que se convirtieron en llanto mudo… hasta que las lágrimas al final se acabaron y sólo quedo la respiración entrecortada del rubio. Finalmente, Asmita se separó un poco de Defteros y le sonrió con ternura, provocando otra sonrisa por parte del moreno. Con sus dedos gruesos y rústicos, le secó las lágrimas que aún quedaban en sus ojos y lo besó muy tiernamente, gesto suficiente para sentir alivio a la nostalgia que lo había agobiado. Y con ese beso, el rubio tomó la mano derecha de Defteros y la entrelazó, para luego dirigir su rostro hacía la lápida y hacer, lo que siempre quiso hacer, lo que había quedado como una quimera en el olvido… presentarlos…

−Abuelo… él es Defteros−susurró Asmita con una sonrisa−. Me ha cuidado bastante bien, aunque, no me deja limpiarle su taller de mecánica. Gracias a todo lo que me enseñaste, pude ayudarlo a él… siempre… quise… que lo conocieras…

El viento susurró a su lado, de forma suave y serena, fría y al mismo tiempo cálida. Sabiendo que jamás habría respuesta a esas palabras, Asmita se acercó a la lápida y dejó un beso casto para luego ponerse de pie. Defteros se quedó en su posición, permitiendo que Albafica abrazara a su pareja en forma de consuelo. Devolvió la vista entonces a aquella lápida y se sonrió de medio lado, dejando entrever su colmillo. Él también tenía algo que decir.

−Fue un gran padre. Gracias a todo lo que le enseñó a él, yo estoy con vida. Lamento habérselo quitado pero, le juró, que lo protegeré.

Se levantó con esas palabras y dio media vuelta, acercándose a Asmita que ya soltaba a Albafica. Tomándole de la mano, lo observó con dulzura, decidido a protegerlo incluso de sí mismo y recordando que él también debía realizar una visita al pasado… él también tenía que ver a alguien…

Para ese momento que se ejecutaba la reunión, Shaka y Afrodita llegaban al edificio, acompañados por Kanon. Mu y Shura prefirieron quedarse debajo, viendo como algunos reporteros ya estaban en el lugar. Al parecer Shaka quería hacer todo un espectáculo para el evento.

El paso firme de Shaka en el pasillo era visto con mucho recelo por parte de los empleados, muchos reconociendo al antiguo pasante que llegó a ese lugar hace ya casi un año. Ahora veían era un joven empresario, con un lujoso traje y su cabellera que danzaba al son de sus movimientos.

Una secretaria iba a cortar el paso del heredero al área de juntas donde Youma estaba, pero al ver que el hijo del señor estaba en el lugar no tuvo otra opción más que permitirles la entrada. Shaka aspiró aire preparado para el encuentro que venía, viendo de reojo a Afrodita que ya llevaba entre sus manos el sobre manila. Le sonrió, como gesto de apoyo y el rubio afiló su mirada. Ya su presa iba a ser cazada.

La puerta se abrió y todos los presentes tuvieron que callar al ver a Kanon, el hijo del presidente, entrando sin siquiera pedir llamado. Youma se puso de pie de forma violenta, listo para gritarle a su hijo por la inesperada interrupción hasta que vio la presencia de un rubio en las espaldas de Kanon. El hombre sintió que su garganta se secó al paso de los segundos, viendo como aquel jovencito que una vez humilló en la oficina y luego intento matar en el apartamento de Saga, ahora se presentaba ante él con un porte despiadado, decidido y ecuánime, vestido con aquel traje celeste, con su cabello dorado suelto. Los ojos azules centellaban de determinación.

−Buenas tardes señores−empezó a saludar el joven, con un gesto jovial, una sonrisa de victoria que asqueó al anterior dueño−. Es un placer poder conocerlos.

−¿Qué haces aquí, perro? –espetó aquel hombre y Shaka le dirigió la mirada con sumo desdén−. ¿Acaso esto es una venganza por lo que te hizo mi hijo? ¿Querías que te lo siguiera metiendo?

−Por favor, Youma… Lo de Saga es algo enteramente aparte de esto. Simplemente, quise devolverle el favor a sus múltiples atenciones hacía mi persona−comentó el menor con sarcasmo, acercándose hasta donde estaba el sillón de la cabecera de la mesa, lugar donde se sentaba el presidente−. Le dije, que yo jamás olvidaría y estoy cumpliendo mi promesa.

El hombre lo observaba lleno de ira. Odiaba a ese hombre, con todas sus fuerzas y ahora que lo había dejado casi sin bienes, lo odiaba aún más. Y fue allí, mientras lo miraba, que detalló algo y lo dejó pasmado… el anillo. Shaka sonrió con lascivia al verle la expresión.

− Ah sí, veo que ya se dio cuenta de esto−dijo tomándose el anillo con uno de los dedos, con visible provocación−. Desde ayer soy el dueño de toda la fortuna de los Virguien. Como verá, la usé de forma muy apropiada…

−Imposible… Nosotros no…

−¿Fueron invitados? –completó el menor con falsa sorpresa−. ¡Por los Dioses! Afrodita, ¿dime porque no invitamos a los señores? –preguntó, fingiendo preocupación. Kanon se rio divertido del escenario y Afrodita se acercó con suma seducción, revisando la agenda.

−Mi señor, es que no tenemos a ningún Youma de Mefis en nuestra lista−contestó el sueco con una mirada brillante.

−¿Youma de Mefis? –preguntó intrigado el mayor−. ¡Soy Youma Geminis!

−Me temó que no… hasta ayer, usted era Youma Geminis−acotó Shaka con expresión de triunfo, cruzándose de brazos y mirándolo fijamente−. A partir de ayer usted es de nuevo, Youma de Mefis, el rastrero que no tenía ni herencia, ni bienes, antes de seducir a la joven señora de los Geminis.

−Pero cómo…

Youma iba a protestar algo cuando escuchó que la puerta volvió a abrirse, dando paso a la esbelta figura de una mujer vestida con traje masculino, una carpeta en manos y una mirada que le daba indicios de su final. La reconoció… la reconocería a donde fuera… Era Violette.

−¡Violette! Justo estaba pensando en ti, preciosa−saludó Shaka con dramatismo. La mujer se sonrió de forma seductora, acercándose al heredero.

−Sus pensamientos han sido concedidos, Sr. Shaka. Sólo he venido para avisar que ya tenemos todo listo para hacer proceder la parte legal a la denuncia para Youma.

−¿Denuncia? ¿Qué denuncia? –preguntó sudando el mayor, casi tartamudeando, llamando la atención de los dos involucrados. Violette sonrió efusivamente y Shaka fingió cierto interés.

−Mmm… veamos Youma, ¿el nombre de Defteros no se te hace familiar?

Un temblor gobernó por todo su cuerpo. ¿Defteros? ¡¡No es posible!! Lo último que supo es que habría una limpieza en la cárcel donde él moriría hace 11 años y creyó que él había muerto. No había forma, aún si estuviera vivo, que él pudiera ser una amenaza. Al menos que… El hombre palideció.

−Creo que la vida ha hecho una excelente jugada para aplicar justicia, Youma. Defteros es el hombre por el cual mi tío Asmita dejó la heredad−relató Shaka con suma elocuencia, sin borrar su sonrisa de satisfacción al ver a ese hombre muerto de miedo−. Cómo verá, al final, todo ha sido producto de un gran cruce de “causalidades”.

−¡¡Defteros está muerto!! ¡Es imposible que…!

−¿Muerto? –preguntó Shaka con ligera sorpresa fingida, antes de dirigirse hacia Violette−. ¿Qué opinas tú de esto, Srta. Violette?

−Qué podemos sumar falso testimonio y falsificación de documentos legales a su lista de crímenes−dedujo la mujer y el hombre sintió un respingo al oírlo, viendo de forma humillante como lo estaban aplastando frente a toda la junta directiva. Shaka devolvió la mirada con sumo control.

−Hasta aquí llegaste Youma… pero, voy a hacerte una oferta que no podrás rechazar−el rubio extendió las manos y Afrodita le hizo pasar el sobre manila, de donde sacó varios documentos de propiedad−. He aquí, los documentos que adjudican la propiedad tanto de la aseguradora como de los demás bienes y raíces de los Geminis. Están escritos para darles la heredad completa a sus hijos, Saga y Kanon−el hombre lo observaba derrotado−. Firme los documentos y yo, no lo denunciaré…

No bien había dicho esas palabras y Youma ya estaba tomando su bolígrafo para hacer la firma. Kanon lo observó, gozando el momento en que ese hombre a quien nunca consideró su padre estaba cayendo frente a él. Sin siquiera dar tiempo a reclamos, Youma firmó los documentos con rapidez, sudando frío y listo para salir huyendo del lugar. No pensaba quedarse y arriesgar su libertad, mucho menos cuando Shaka lo había puesto en terribles aprietos. El rubio observo cada lubrica realizada y se sonrió victorioso.

−Ha sido un placer hacer negocios con usted, Youma. Como le estaba diciendo, gracias a eso no lo denunciaré por intentar matarme…−el hombre palideció.

−¿Qué? ¿Y lo de Defteros?

−Ah, ¿ese caso? Ya está en tribunales… la Srta. Violette hizo la denuncia formal esta mañana. A esta hora, los oficiales debieron haber ido a buscar a su amada esposa por ser cómplice de sus delitos−el hombre tembló, asustado. Había caído en la trampa−. Creo, que si sale en este momento quizás logré escapar.

−maldito… ¡¡MALDITO!! ¡¡¡MIL VECES MALDITO!!!

Youma intentó sacar su arma y Afrodita, con increíble velocidad, le disparó la mano desarmándolo en el momento. Todos los presentes estaban pasmados viendo el escenario, asustados cubriéndose la cabeza cuando se dio el tiro. La mano derecha del hombre sangraba y su desesperación calaba los sentidos, enloqueciéndolo… No iba a dejar que lo sacaran de su empresa de esa forma… tenía que huir… huir…

El hombre salió corriendo de la junta, frente a todos los presentes, huyendo despavorido antes de que los oficiales fueran a buscarlo. Shaka se sonrió, tomando los documentos y entregándoselos a Kanon, quien los sostuvo agradecido.

−Con esto, ya todo está en su lugar−comentó Shaka complacido, dispuesto a ver los siguientes arreglos de su plan.

−Shaka… te juro que pagaremos cada…

−Ni lo menciones… ni todo el dinero del mundo podrá pagar lo que Saga hizo por mí−le respondió con una sincera sonrisa, Kanon comprendió−. Además, esto es sólo justicia.

−Gracias. En nombre de mi hermano y también, del bebe que viene. Muchas Gracias Shaka.

−Lamento interrumpirlos−dijo Violette mientras se acercaba−, pero creo que deberíamos bajar y ver la sorpresa de Youma cuándo vea lo que lo espera.

−Así es, Srta. Violette. Veamos el resto de la escena. Kanon, nos veremos. El viaje a la playa está pendiente.

Con la acotación, Kanon se sonrió animadamente, viendo los documentos en sus manos y escuchando los pasos de Afrodita, Shaka y Violette perdiéndose en el pasillo. Había llegado el día de la justicia.

Justamente ese día, todos los medios de comunicación de la zona vieron cuando Youma intento huir del lugar y la policía ya lo estaban esperando en la entrada del lugar, capturándolo frente a todas las cámaras y mostrando en columnas y noticias la sorprendente caída de Youma de Géminis y su trampa para hacerse de la fortuna, usando falsificación de documentos, promoviendo el asesinato del heredero y encarcelando al otro joven. Años de trampas fueron descubierto en un juicio que duró seis largos meses, requiriendo la intervención de personalidades de la medicina para poder soportar el caso de Defteros, la locura a la que fue derivado y lo ocurrido con Aspros. Defteros jamás tuvo que ir al estrado y sólo se presentó una vez al lado de Asmita por voluntad propia.

Al final, Pandora, se suicidó en la cárcel en la mitad del juicio. Youma fue condenado a 145 años de cárcel en Sunión, donde los presos que conocieron a Defteros y su caso se encargaron de darle su bienvenida…

5 thoughts on “El cruce (Cap 70) (AU)

  1. El gusano perro infeliz cayó!!! y como la peor basura!!!!
    Maldito Youma, che cara de pepino!!! Pobre…es lo menos que se merecia…hasta siento lastima x el…le quedaron cortos los 145 años…Ya era hora q le llegara el castigo ESTO ES CASO CERRADO!!!!! jaja sono a un programa de tv

    Pasando a otro lado…re linda la escena de Asmita…despues de tanto pudo ir a ver a su abuelo Y.Y Que triste pero, debe estar feliz por lo q tiene, Asmita está completo ahora!!!! Y Defteros, ahhhhh Defteros pan tostado estará siempre para el.

    Dioses!!!! lemon *¬* ShuraxDita avallasador!!!! DEspertar con ese pedazo de iberico…quien no??? mori x_x todo asi de hot!!!!

    Y Kanon…dulce nene!!!! Comiendo emparedado!!! YO QUIERO!!! *0*

    Es cierto lo del trio?? OMG!!! Dita no se la va a acabar con Shura jojo!!!! Tiene q castigarlo!!!

    Gracias x la escena SagaxShaka!!!!!

    NOS VEMOS EN EL CRUCE 71

    nooooooooooooooooooo mi casi ultimo Cruce!!!! lloro de la felicidad!!!!

  2. Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaao!!!
    Dioses Anguy!!!
    este capi estuvo a full…

    Bien… te explico: >Ayer fue el exámen de la UNI aquí en Lima, y tuve que ir todo el santo día a apoyar a mis compañeros de la escuela que postulaban… y nos quedamos hasta las 12:30 de la noche!! y estar parada todo el santo día me cansó los talones y llegué matada a mi casa…

    En la mañana de hoy, quise leer ni bien mi hermano se fue a sus clases… pero mi mamá se le ocurre mandarme al centro limeño oooootra vez, y llegué agotada… pero dormí en el autobús XD así que recuperé fuerzas… y bien… aquí estoy!!! Haciendo mi acto de presencia en este espectacular capítulo del Cruce… aoww!!

    Y ahora pasando al fic… juro que te luciste!!
    Babeé todo mi teclado por la escenita de shura x Afro… y Afrodita llegando al orgasmo ritando frases en sueco *¬* esa ventaja de dominar varios idiomas jajaja… cuarto con rosas aoww… (te dije que amo las rosas??? son mis favoritas ^u^) esa esencia de gitano sexy y salvaje con la delicada belleza sueca es un contraste total… muy buena combinación OMG!!!

    Luego la escena del aeropuerto xDD juro que morí de risa al imaginar a Kanito con el emparedado, un ariano molesto reprendiéndolo… y cuando hablaron del trío xDD cuando Dita se apeno… y Shura algo molesto por lo que escuchó, todo eso sumado a que Shaka estaba en las nebulosas recordando las escenas con su griego *¬*

    la parte de asmita, Albafica y defteros me conmovió… pobre asmita llorando frente a las tumbas de su padre y su abuelo… y lindo defteros consolando a Asmita… pobrecitos… y Asmia presentando al griego frente a la tumba de su abuelo… y Defti promtiendo que lo protegería siempre OMG!!!

    Jajaja y te juro que llegué a la cima con la caída de youma!!!
    es que ese bicho rastrero asqueroso e imperdonable, impío y todos los insultos que se me ocurran cayó!!! como la asquerosa especie que hay (no digo persona por que ni eso no consideraría) y Pandora se suicidó!!! y la bienvenida de los presos ojalá lo hayan violado Muajajaja”!! y que lo sigan violando los 145 años que le restan!!! — que sea la perra de la cárcel xDD–

    Nooo… con este paso ya queda poco para que finalice el cruce… no quiero… pero si quiero xD (ya yo me entiendo xd) traenos el 71 si?? *athena se suicidará cuando finalice u.u*

  3. De la alegria a la tristeza y de la tristeza a la vendetta solo hay un paso WoW…

    T________T se acerca el final que quiero pero no quiero porque quiero pero no quiero T_T … buen cap, y sigues atando cabos, bellizima la escena en que Asmita recuerda las palabras de Defteros acerca de la ceguera de su padre. Pero vayamos por el principio *insert love* ShuraxAfro&ShuraxAfro &ShuraxAfro AL FIN!!!!!!!! te dije que me hiciste amar a este par, ya estaba ansiosa por este momento de concreción Hot^^ La escena en que Afrro gime en otros idionas jaja divino, tierno, gracioso, romántico y candente, una escena que lo tuvo todo, gran manera de arrancar el cap. Luego todo se puso angst, sí, como el día en el cementerio. Realmente conmovedora, todo lo que tuvo que pasar Asmita para pisar finalmente ese terreno sacro y hacer las paces con la muerte. Lo del padre que él no pudo ayudar asociandolo a las palabras de Defteros, muy bien pensado y aún mejor, muy bien logrado. Lo del abuelo fue muy duro también, aunque la sonrisa con colmillito le dio un toque alentador y tierno a la dura despedida ¡Y además estuvo Albita! Completo el asunto, ya no sé si quedá algún cruce, creo que has hecho todos.
    Finalmente la vendetta, un plan tan inteligente, vaya que lo humillo a Youma. Fue genial como lo explicaste, lo pusiste todo muy claro, se entendio perfectamente la maniobra con las acciones y el tema legal de la herencia. Te felicito por la claridad para expresar ese tipo de temas. Gran cap, T__T pena que se acerca el final,
    Besitooooooo

  4. Hola Angar!!!!

    — “Youma fue condenado a 145 años de cárcel en Sunión” —> ¿¡Tan poquito…!? O.o (jajaja, es broma… bueno, más o menos xD)

    — “…donde los presos que conocieron a Defteros y su caso se encargaron de darle su bienvenida…” —> Seeeeeeh, que sufra ese desgraciado de Youma en lo que le queda de miserable vida como debió ocurrir desde hace mucho tiempo!!!!!! Achicharrarse en la silla eléctrica hubiese resultado muy poco efectivo para pagar sus culpas ¬¬***

    JAJAJAJAJAJA, todo lo que sube inevitablemente tiene que bajar, y como trepó muy alto, la caída fue muuuuy dolorosa xDDDD y vaya que lo fue: despilfarró como le dio la gana la fortuna de los Géminis, y me gustó que se invirtieran las cosas: vaya golpe al enterarse que estaba en bancarrota por obra del pasante al que humilló descaradamente y de paso, este contaba con la ayuda de ese tiburón con traje llamado Violate!!! Buen golpe!!!! Tan desesperado estaba por salvar su podrido pellejo que firmó sin chistar cuanto papel le pusieron por delante… Claro que no debía salvarse de pagar el crimen contra Aspros y Defteros… y la estocada final: Captado por los medios XDDDDDDDDDDD ¡¡Que corteeeeeee!! Pandora… naaaah, no me dio ninguna lástima, ella también tenía su historial >.< ¡¡Fue lo máximo!!

    Asmita… fue muy emotiva la escena en el cementerio frente a las tumbas de su padre y abuelo respectivamente T_________T, visualizando con mayor claridad los diferentes puntos de vista de las cosas, comprendiendo el porqué sus familiares reaccionaron como reaccionaron T^T. Me mató la parte donde presentó a Defteros frente a la tumba, como soñó hacerlo cuando su abuelo vivía, parpadee para evitar soltar las lágrimas T_______T, sobre todo cuando Defteros abrazaba a Asmita, queriendo consolarlo con un gesto a simple vista sencillo. Me encantó, de verdad que si.

    Shura y Afrodita… que sexies te quedaron!!! *w* Vaya métodos del españolito para despertar a su pececito babaaaaaaaaaaaaaaassssssss :3 y me hizo gracia lo celoso que se puso cuando Mu de bocón mencionó lo del trío XDDDD…. Jajajajaj, casi que deja a Kanon sin carnerito :DDDDDDDDD

    ¿Y que es de la vida de Saga? O.o ¡¡Muero de curiosidad!!

    Waaaaaaa… no puedo creer que ya se termine T_________T, lo voy a extrañar muchísimo.

    Quiero 71!!!!

  5. Afrodita y Shura Lemon. Lo pedían y lo tienen y vaya que los disfrute! Es que el español se me hace taaaaan sexy!! y con Afro hace una combinación… explosiva xDDD Y si, gime en varios idiomas, Shaka también lo hacía con Saga xDDD

    Y Kanon como siempre poniendo su notica con Mu. Par de los dos que son, se la pasan peleando pero como se aman xDDD

    Luego tenemos la escena con la que lloré escribiendo este capitulo: La de Asmita en el cementerio con su padre y abuelo y es que lo sucedido con Shaka le permitió entender a su padre. Shaka iba en camino a convertirse en alguien como él, manipulador, capaz de ocultar sus sentimientos por orgullo. Ahora que lo entendió puede estar en paz, perdonando y pidiendo perodn. Y la del abuelo. DIOS!!! Después de diez años, por fin estar en ese lugar y darle las gracias, conocer que al final el si lo perdono y bendijo, más las palabras de Defteros. Para mi fue muy emotivo y me alegro haberles hecho llegar la sensación. ^^

    Ahora, Youma… MUERE!!!! XDDDDD los presos de seguro hicieorn fiesta contigo xDDDD mujajajaja!!!! Ame armar esta venganza. Sin plata y sin libertad. Es lo menos que se merecía, la muerte hubiera sido una venganza injusta xDDD

    Gracias por comentar chicas, se viene más, el 71, estara lacrimogeno!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s