Enferma Obsesión (Cap 05)

Shaka esta a punto de abandonar el caso, pero Shion lo convence de no hacerlo. Mientras que Saga, ya resignado, tiene un desagradable encuentro. ¿Qué ocurrirá con el caso? ¿Que ocurrió con Shaka en el pasado? ¿Y como saldrá librado Saga?

Anuncios

Temas: Yaoi, lemon, romance, drama, suspenso
Personajes: Shaka, Saga, Aioria, Mu, Lune, Aiacos.
Resumen: Saga ha sido incriminado por el asesinato de Aioros en el colegio donde ambos trabajaban y Shaka estudiaba, pero dice ser inocente. Diez años después, Shaka regresa como abogado y promete liberar a Saga, en base a un amor impuro que han ido alimentando desde lejos a través de cartas. ¿Qué fue lo que ocurrió esa tarde en el gimnasio? ¿Podrá Shaka liberarlo?

Shaka esta a punto de abandonar el caso, pero Shion lo convence de no hacerlo. Mientras que Saga, ya resignado, tiene un desagradable encuentro. ¿Qué ocurrirá con el caso? ¿Que ocurrió con Shaka en el pasado? ¿Y como saldrá librado Saga?

Capitulo 05:
Nuestro amor: Inconmovible

El llamado me había alertado. Apenas amaneció me dirigí de inmediato a la cárcel, donde estabas en servicios médicos. Los dos reclusos se mataron entre sí…

Llegué en dónde estabas medicado. Una crisis nerviosa, te encontraron en una crisis nerviosa. Habían empezado a abusar de ti… ¡¡¡MALDITA SEA!!!

Shion estaba detrás de mí, escuchando todo lo ocurrido. Mis ojos estaban fijos puestos en ti. En ti que sentado en la camilla aún tiemblas por lo sucedido. Escucho lo que dicen que pasó dentro de ese baño hoy en la noche. Empezaron a abusar de ti y al parecer discutieron. No les extraña que hayan terminado matándose entre sí, al parecer sus relaciones eran algo violentas. Según creen discutieron en medio de la violación, Gordon enfurecido viola a Queen con la navaja que usaron para amenazarlo, Queen entonces al liberarse le clava la misma navaja y muere desangrado. Cuando los encuentra, Saga estaba desmayado y al despertar, por los oficiales que llegaron, y ver en panorama, le dio la crisis.

—No tiene daños internos. Parecen que discutieron apenas empezaron a abusar de él—comentaba uno de los oficiales, con pasmosa frialdad. Yo… ¡yo estoy que ardo de ira!

—¡¡Esto es inaudito!!—exclama Shion, indignado— Deben sacarlo a un lugar donde pueda estar vigilado. ¡¡Que nadie le haga daño!! ¡Malditos sean esos enfermos!

—¿Puedo entrar?—indago inmediatamente, no soporto verte desde afuera.

—Es su abogado ¿no?—me mira de arriba abajo—. Puede… pero no creo que vaya a darle algún testimonio.

—Con permiso…

No necesito que me diga que sucedió…

Ya todo está claro…

Entro y me miras, con tus ojos cristalizados. Tus labios tiemblan al verme. Me acerco a ti, peinando tus hebras azules, quitándola de tu frente. ¡¡Tengo tanta ira conjunta!! ¡¡Si esos dos estuvieran vivos yo mismo me hubiera encargado de matarlos!!

—Sha… Shaka…

—Shhh…

—yo… yo… no sé… no sé…

—Shhh…

—¡SACAME DE AQUÍ!—gritas, abrazándome, pegando tu frente a mi pecho—. ¡¡SACAME POR FAVOR!!—lloras, estás asustado… te siento asustado… ¡y me desarmas!

—Saga…

—Yo… ¡¡yo no soy como ellos!!

—Lo sé…

—¡¡Yo no soy un malnacido como ellos!!

—Lo sé, Saga… lo sé…

Y estoy decidido a sacarte… a costa de lo que sea.

:::::_____:::::

El juicio se reinició luego de rechazar el arreglo, en dos semanas después de lo ocurrido.

A mí me llevaron a una celda en otro pabellón, más vigilado y solo. Recibo tus visitas prácticamente diarias. Aún no la marital… yo… yo aún estoy aterrado con todo lo sucedido.

De nuevo las declaraciones. Shion volvió a testificar a mi favor, incluso comentando lo último que se supo en el juicio. Angelo y Jeans aceptaron ser parte de los testigos y ambos abogaron por mí. Ahora tu Shaka, interrogas a Mu como testigo, luego de ser usado por Lune y decir que yo si te toque estando en el colegio. Tú… tú estás más decidido que nunca. Después de lo ocurrido esa noche tus zafiros no titubean. Estás determinado a sacarme de aquí.

—Dime Mu, ¿De dónde proviene tus sospechas de que el profesor Saga incurrió en abuso sexual a mi persona?

—Pasaban mucho tiempo junto. Te acompañaba a los baños, se quedaba en las tardes para las supuestas prácticas. Siempre llegabas muy cansado y eras el único que estaba a su lado a donde fuere en el instituto.

—Entonces, ¿pasar mucho tiempo juntos y llegar cansado de unas prácticas de atletismo son razones suficientes como para decir que fui abusado por el profesor Saga?

—¡Sabes perfectamente que lo que hubo entre ustedes no fue nada normal!—levantó la voz, molesto. Tu mantienes tu temple, neutral, calculador.

—Bien… Mu, ¿te gusto?

Abro los ojos, pasmado ante la pregunta. El testigo abre la boca, más contrariado aún, dado el rubor que se asoma en sus mejillas. El murmullo en la sala se hace imposible de contener y el abogado acusador arremete.

—¡Objeción! Esa información no ayuda en el caso.

—Sólo quiero comprobar la naturaleza de las sospechas del testigo.

—No ha lugar, señor Mu, contesté la pregunta.

La mirada verde de aquel parece reclamarte por la pregunta. Tus ojos azules permanecen inconmovibles. El muchacho luego mira hacía mi y detrás de mí. De seguro a su padre. Al voltear, puedo ver los ojos avellanas contrariados.

—Responda la pregunta, Mu. ¿Le gusto?—vuelves a repetir.

—yo… yo…

—Seré más directo entonces. ¿Es cierto o falso que usted confesó tener deseos sexuales para con mi persona hace 5 años?

—Yo… yo…

—¿Es cierto o falso que una noche se metió en mi cama, buscando un encuentro sexual conmigo, a pesar de haberme criado como un hermano?

—¡Basta…!

—¿Es cierto o falso que cuando te rechacé reclamaste diciendo: ¡Esto es por culpa de Saga!?

—Yo… yo no…

—¿Es cierto o falso que varias veces me incitaste a soltar los deseos deprimidos en la habitación de tu padre?

—¡Shaka!—te mira con ojos clamando piedad. Tus zafiros no dan un paso atrás—. Basta Shaka, ¡por favor!

—¿Es cierto que tiene también un gusto por el mismo sexo que no le ha confesado a su padre?—mueve su cabeza, agachándola. Shion baja su mirada, avergonzado—. ¿Qué me reclamaste el hecho de hacer público mis inclinaciones, diciendo que fue por incitación del profesor Saga? ¿Qué me esperabas después de las prácticas para quejarte de él y del tiempo que ya no pasaba contigo?—te acercas, señalándolo—. Admite de una buena vez que bateas para este lado—susurras, con voz llena de malicia—. Que siempre te molesto que Saga pasara tiempo conmigo porque ya me deseabas. Que no hubo tarde alguna que no dejaras de maldecirlo porque estaba creando algo en mí que tú nunca serías capaz de crear. Porque yo nunca caí en tus encantos…

—¡¡MALDITA SEA!! ¡¡ESE HOMBRE TE ENFERMÓ!!—se exalta, gritando, enrojecido de ira. Me señala con su mirada más furiosa, frustrada—. ¡¡¡SE SUPONE QUE ESTO ES MALO!!! ¡¡Y YO TENÍA QUE CALLARMELO, PERO ÉL… ¡¡PERO ÉL!! ¡¡ÉL TE ENAMORÓ!! ¡¡EL TIEMPO QUE PASABAS CONMIGO ME LO QUITO!! ¡¡POR ÉL TE FUÍSTE AL EXTRANJERO A ESTUDIAR, DEJÁNDOME SOLO!! ¡¡POR ÉL TÚ NUNCA ME ACEPTASTE!!

—¿Entonces admites que si sientes algo por mi?

—¡SI! ¡LO SIENTO AÚN!

—¿Y donde están las pruebas de que él me hizo algo?—se queda callado, sin argumentos—. ¿Alguna vez me viste herido? ¿Alguna vez viste que me molestaba al sentarme, al pararme? ¿Alguna vez detectaste algún golpe o maltrato en mi cuerpo?—te mira desarmado—. ¡NO LA HAY!—sentencia victorioso—. ¡NO HAY PRUEBA ALGUNA PORQUE NUNCA PASO NADA! ¡NO TIENES PRUEBAS PORQUE TUS ACUSACIONES ESTÁN BASADAS EN UN ESTADO DE FRUSTRACCIÓN DEBIDO A MI FALTA DE INTERES POR TI Y LA IMPOSIBILIDAD DE ASUMIR DE UNA BUENA VEZ QUE TAL COMO YO, TAL COMO ÉL, TUS GUSTO ERAN DIFERENTES!

—¡¡YO NO SOY COMO USTEDES!!

—¿AH NO? ¿Entonces negaras todo lo que acabas de afirmar?

—Me gustas pero no soy como tú… Esto… ¡¡¡esto está mal!!!

—Saga era la imagen de lo que tú nunca podrías llegar a hacer por miedo a los prejuicios. Ver que logró lo mismo en mí te llenaba de frustración, porque eres incapaz de enfrentar a tu padre y decirle que no te gustaban las mujeres, ¡que esos nietos que pensaba que tendría quizás jamás vendrían!

—¡¡¡¡POR QUE ME HACES ESTO, SHAKA!!!!—grita, lleno de lágrimas.

—¿No es obvio?—te encojes de hombros—. Vienes con un testimonio falso basado en hipótesis que jamás han sido probadas y que además está basado en argumentos subjetivos de tu persona—te mira… muerde sus labios, baja la mirada—. No tengo más preguntas…

Y con ello… el testimonio de Mu en mi contra quedó inválido.

:::::_____:::::

—Shaka… ¿podrías venir en la próxima visita en calidad de pareja?

Te miro, estudiándote la mirada. Luces decidido… Han pasado una semana más desde lo ocurrido con Mu y ya estás más calmado. Tu mirada esmeralda parece llamarme de deseos…

—Pensé que después de lo ocurrido ibas a esperar a que terminaras el juicio—te comento, recostando mi rostro en mi mano derecha. Me miras con cierto dolor, antes de bajar tu mirada, decepcionado.

—Si no quieres no hay problema…

—Saga…

—No quiero que te sientas obligado…

—No, me mal interpretas. Yo soy quien no quiere que te sientas obligado después de lo que paso—tomo tu mano, mirándote fijamente—. Yo lo deseo—te afirmo, reforzando el agarre—, pero no quiero que te sientas obligado. Ya faltan sólo cinco sesiones para que el juicio culmine, pueden ser unas dos semanas más. La parte acusadora se irán a las pruebas del delito, la existencia de sus huellas y las tuyas en el cuchillo. Nosotros tenemos que permanecer con…

—Shaka… quiero tenerte…—me quedo callado, observándote, con mi corazón latir con fuerza—. Ver la forma que me has defendido estás últimas sesiones me han hecho desearte más… No sólo el cuerpo de un hombre, ¡es el temple de un hombre! Y yo… yo no he dejado de soñarte…

Yo tampoco he dejado de hacerlo, de pensar en todo lo que me decías y dibujabas en cartas. Mi carne te llama, mi cuerpo también te desea… creo que no puedo negarme a tu pedido.

—Entonces… no hay nada más que hablar… vendré la próxima vez de esa forma—me miras fijamente, algo nervioso.

—Shaka… quiero saber… quiero saber sí…—te miro, curioso al verte titubear—. Yo, quiero saber si, si aún eres virgen—abro los ojos, nervioso. Termino bajando la mirada—. Supongo que no… sería mucho pedir que hayas estado allí afuera y… no hayas… estado con alguien…

—Me hubiera gustado que fueras tú el primero…

Suelto tu mano, nos quedamos en silencio. Tu mirada a un lado, parece que te incomodara saberlo, aunque me digas que lo comprendes. Yo… yo no sé que más decir en este momento.

—¿Te gustó?—preguntas, con tu mirada a un lado.

—La primera vez fue algo… traumática—confieso, bajando mi mirada—. La persona… no estaba muy al pendiente de que lo disfrutara…

—Entiendo… si estás con alguien experimentado y… no hay un vinculo fuerte… suele ser así.

Otra vez en silencio. Yo… yo no quiero comentar más al respecto. Y antes que preguntes sobre el cuándo, prefiero dejar el tema de lado. No quiero hablar sobre lo ocurrido ese tiempo…

—Pero…—me arriesgo, para no seguir hablando del tema—, quiero olvidar todo eso… estar con la persona a la que he amado desde siempre—levantas tu mirada, me observas fijamente—. Sé que contigo será muy distinto.

—Seré cuidadoso. Te prometo, que velaré para que lo disfrutes tanto como yo.

—Sé que será así.

Escucho el aviso de que ha terminado la hora de visito. Me levanto de mi asiento, listo para despedirme. Me miras con ojos cargados de palabras que no hayas como expresar.

—Vendré el viernes… para que consumamos lo nuestro.

Te levantas, buscándome para abrazarme, para besarme suavemente, despidiéndote. Nos quedamos atados de labios por varios minutos, en un beso sincero, dulce… lleno de deseos… húmedo… que me roba el aire de los pulmones.

—¿Ya sabes que traer no?—me susurras al oído, aspirando mi aroma. Me sonrío.

—No soy un niño, Saga. Vendré preparado.

—Te amo, Shaka—afianzas tu abrazo, buscas de nuevo mis labios—. Estaré esperando ansioso por ti…

—Te amo Saga… también estaré ansioso—me suelto de tu abrazo, ya nos vuelven a llamar—. Hasta el viernes.

Salgo, dejándote atrás, con mis memorias alborotadas en un remolino de imágenes. Y es que es inevitable cuando, aunque no haya sido directamente, aquel salió a colación.

Antes de llegar a casa, pasé por la farmacia a comprar lo que necesitamos para nuestro encuentro. Ahora, antes de dormir, estoy en la ducha, recordando… recordando…

El agua corría sobre mí. Mis ojos, cansados de llorar se veían traslucidos en la baldosa. Sus manos recorrían mi cuerpo, limpiando los vestigios de lo que había quedado. Ya… ya era la quinta vez que ocurría. Y ya… ya no gritaba llamándote… sabía que no vendrías…

El agua caía y su nariz delineaba las líneas de mi cuello…

—No dejé marcas… ¡Perfecto!…—susurraba contra mi oído. Ya mi cuerpo no temblaba… ya me había acostumbrado a su presencia—. Viste… ya no duele—lamió mi oído, sentí el estremecimiento en mi piel—. Si te quedas quietecito, ya no duele.

El jabón que recorre cada parte, limpia el semen derramado entre mis piernas. Borra huellas…

Huellas marcadas con hiel.

Y cerró la regadera, tomó la toalla, secándome con tranquilidad. Me hizo verlo de frente, mientras exprimía mi cabello dorado. Le toqué su rostro y él levanto su mirada a mí, viéndome fijamente. Me sonríe con malicia, la misma sonrisa con la que desarma mis defensas.

—¿Te gustó?—asentí, sintiendo como amarraba mi cabello con la toalla—. Te dije que te iba a gustar…

—¿Me amas?—pregunté, con voz trémula—. Ahora… dijiste que me amabas…—se sonrío, ampliamente, antes de acercarse y lamer la comisura de mis labios.

—Tanto como Saga…

Y me sonreí…

Él también me ama…

Y se fue, dejándome envuelto en las toallas, con la ropa acomodada al lado… como si nada hubiera pasado. Y a la media hora, cuando tú regresabas y te disculpabas porque te habías quedado dormido revisando los exámenes, te sonreí…

Y no dije nada…

Era nuestro secreto…

Tomabas mi mano, me sonreías diciendo que había salido bien en las últimas pruebas. Y a pesar de la molestia, no me quejaba. Y a pesar del dolor, lo toleraba… sin decir nada, sin demostrar nada…

Él me estaba enseñando como amarte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s