Hijo de Payasos (Cap 10)

Saga se prepara para llevar a Asmita al viaje que organizan sus compañeros. Al mismo tiempo de arreglar los pendientes.

Anuncios

Temas:  Drama, Romance, Universo Alterno
Personajes: 
Saga, Asmita, Kanon, Aioros
Resumen: 
Saga es un practicante de medicina que encuentra a un ciego en la panadería cercana a su departamento. Decide alojarlo y buscar a su familia para regresarlo a su hogar.

Saga se prepara para llevar a Asmita al viaje que organizan sus compañeros. Al mismo tiempo de arreglar los pendientes.

X

La comunicación con Kanon, es de lo que ocurrió, a quedad relegada a casi nada. Las veces que hemos conversado es cuando al llamar a casa, mi madre insiste en pasarle el teléfono a Kanon para que lo salude. Las palabras que nos hemos dichos han sido bastante cortas. Un saludo más que todo diplomático y mucho silencio de por medio. La última vez que hablé con él, noté la voz de Kanon extraviada y dolida. Sé reconocer ese tono, porqué de algún modo lo he escuchado muchas veces.

Conforme ha pasado las semanas desde esa última llamada, me siento más ansioso y distraído. No dejo de pensar en él, en todo lo que hemos dejado de hablar y en el dolor, un poco menos latente, que siento cada vez que recuerdo ese día que los encontré en mi cama.

He dejado otra llamada sin realizar, justo ahora. Sinceramente no sé como empezar esa conversación ni como preguntarlo. Solo siendo demasiado cada vez que pienso en Kanon.

—Deberías llamar.

La voz de Asmita, a mi espalda, me causa escalofrío. Volteo al verlo y lo noto recién despierto. Estaba tomando una siesta cuando me levanté a hacer la llamada. Su ceño esta levemente contraído y su rostro muestra una gran concentración. Como si estuviera al pendiente de cada uno de mis movimientos. Me separo del mesón y paso una mano a mi nuca, rascando un poco para liberar la tensión. En la pantalla de mi celular está la foto que nos tomamos Kanon y yo antes de venir a la capital… la cambié hace unos días.

—¿A quién?

—Tú sabes a quién.

Asmita se acerca al mesón y recoge un vaso de vidrio. Luego, con bastante precisión, se acerca a la nevera y abre la puerta. Jala la jarra de agua y vierte un poco dentro del vaso, sin derramar nada. No puedo dejar de mirarlo cuando ejecuta esas actividades pequeñas, pero importante. Y maravillarme por como lo hace todo, con tanta soltura. Con los ojos vendados no soy capaz de ponerme bien una camisa por mí mismo.

—Lo extrañas —dice, como si estuviera muy seguro de ello—. ¿Por qué no lo llamas?

—No sé de que hablas…

—De tu hermano. —Bebe un poco de agua y voltea hacía mi, pegando su espalda a la nevera—. Tienes ya varios días balbuceando su nombre mientras duermes.

Miro el teléfono en mi mano con algo de sorpresa. Pese a lo que me dice, es otra la cuestión que me invade al ver el teléfono y escuchar las palabras de Asmita. Tiene que ver con algo más, no es menos importante, pero sí es más intrigante al menos para mí.

—Asmita… ¿cómo sabes que tengo el teléfono en mano?

¿Cómo puede saber que buscaba llamarlo? Asmita separa el vaso de sus labios, con clara muestra de no entender a que me refiero. Se dibujan esas finas arrugas sobre su nariz, las mismas cuando no es capaz de comprender en todo mis palabras. Yo sigo dándole vuelta a esa pregunta, porque no veo manera de que él pudiera saber que yo estaba a punto de llamarlo en este momento. No puede ver que tengo el teléfono en mano.

Entonces, Asmita sonríe. Hay algo en la forma en que lo hace, que me permite imaginar lo que pasa por su mente. Es como un leve suspiro complacido, y a su vez, como una suave exhalación de alivio.

—Es que, no lo sé. Es decir, no lo sabía hasta ahora que lo dices.

Confirmación.

Miro al teléfono y miro la sonrisa de Asmita. Siento como las piezas encajan, así sin más. Me acerco hacía él y no puedo evitar el impulso de apegarlo y sentirlo más cerca. Asmita abandona el vaso en el mesón justo antes de eso, y me abraza con total empeño, apretando mi espalda y juntando su rostro sobre mi hombro.

Entonces le cuento todo, que aún estoy enojado y un tanto dolido. Que siento que no he podido perdonarle a él lo que pasó. Sé que es un tema del que Asmita y yo no hemos hablado y puedo notar la incomodidad que le embarga ahora que lo menciono. Pero no me dice nada ni busca detenerme. Yo tampoco buscó guardarme nada al respecto.

Ese episodio fue determinante en mucha maneras, peor entre todo lo mal que ocurrió, aún no puedo comprender por qué Kanon cedió. Porqué simplemente no se detuvo. Asmita es bello, no hay duda de ello. Si se me hubiera desnudado, yo hubiera caído sin poder detenerme. Pero era distinto, ya a mí me gustaba… Kanon apenas, si acaso, lo habrá visto como un rato de diversión.

Asmita respira sobre mi cuello y acaricia mi espalda, a modo de consuelo. Las palabras se me atragantan al final, cuando reconozco que me hace falta. Mi idea, cuando le dije que se quedara, era que conociera a Asmita y poder compartir con él todo lo que me estaba provocando su presencia en mi vida. Ese lugar lo ha tenido que cubrir Aioros, por su ausencia. Pero no es lo mismo… pese a todo, no siento la misma confidencialidad.

Aprieto la cintura de Asmita y miro el teléfono. Sin pensarlo más, escribo un mensaje a Kanon, diciéndole que necesito hablar con él. Beso su frente cuando escucho la respuesta al mensaje. Leo su respuesta, preguntándome si estaba convencido de querer hablar con él. Y le contesto que sí, que nunca he estado más seguro de ello.

Escucho el tecleo de la máquina de escribir mientras Asmita escribe atendiendo a todo lo que hemos aprendido juntos de Braille. Miró hacia la puerta de la nevera, donde el mismo Asmita colocó nuestros nombres en letras formadas del alfabeto tradicional, que ya reconoce. Me gusta cómo se ven nuestros nombres escritos en nuestra nevera, y como se escucha las teclas, mientras Asmita se concentra en escribir una breve carta.

Saco una cerveza fría del refrigerador y me acercó hacía donde él está escribiendo. El piano llegó hace un par de días, a veces Asmita se pone a escuchar el renovado sonido que tiene sus cuerdas, ahora que fueron cambiadas y todo el mecanismo interior fue renovado. Pero no lo he visto intentar mucho y tampoco he querido presionarlo. Asmita va aprendiendo a su ritmo y me alegra mucho ver lo rápido que se adapta.

Lo que si he notado es que, estos últimos días, Asmita se acuesta a dormir conmigo un poco más, cuando yo llego de práctica. Y me agrada, porque tengo la oportunidad de abrazarlo mientras duermo, y mientras él abraza la almohada de seda que se ha convertido en su favorita. Lástima que cuando despierto, ya n está. Y entonces, me quedo con las ganas de buscar, de algún modo, pasar a otro nivel.

No lo he propiciado aún. He intentado que las cosas lleguen en su momento. T adoro mucho el hecho de que Asmita me bese, así que, espero, él mismo pueda buscar algo más después.

Reviso el calendario y ya falta solo unos días para el viaje de grupo que haremos. Lastimosamente, no podremos llevar a Odiseo, como habíamos pensado antes. El hotel que alquilaron no admite mascotas y ya tuvimos que buscar el que hacer con él. La señora de al lado nos cuidara al cachorro mientras estamos de viaje. Es una anciana, un poco sola pero muy amable.

Escucho que Asmita anuncia haber acabado y me cerco, para corroborar el avance. Dejo la botella de cerveza a un lado y Asmita es quien la toma y bebe un poco, para refrescarse. Mientras tanto, alzo la hoja y siento cada uno de los puntos que él plasmó sobre la hoja. Son unas pocas oraciones, explicando quien es con su apellido. Apellido que yo le di en los documentos de su identidad.

—Está muy bien.

—¿Se entiende?

—Se entiende perfecto. ¬—Suelto el papel y tomo de la botella que él antes probó, saboreando la cerveza. Asmita me sonríe, sabiendo que tiene mi total atención. En el televisor suena Mozart, uno de los favoritos de Asmita—. He estado pensando en que podrías inscribirte a un curso.

—¿Curso?

—Sí, vi un curso especial para invidentes. Te enseñan todo lo que se ve en la escuela. Por lo que vi, tienen una didáctica especial para que puedan aprender todo. Música, audios… se ve interesante.

—¿Es costoso?

—No lo es tanto. —Me adelanto a sus palabras—. Creo que sería muy interesante que fueras. Me gustaría tener mucho tiempo para enseñarte muchas cosas, pero la verdad es que no lo tengo y he visto que la mayoría de las cosas, las has aprendido solo. Sé que te iría muy bien en un curso así.

—Me has enseñado cosas mucho más importante, Saga.

—Lo sé… pero tú me has enseñado más a mí.

Afincó mis manos en sus caderas y busco saborear sus labios. El beso se hace largo, profundo. Asmita abre sus labios dispuesto y yo dejó verte mi lengua con ansiedad en su boca. Dibujó sobre sus dientes y juego con su lengua, hasta que el jadeo escapa de mis labios. Asmita sabe a cebada dulce… me encanta el sabor de sus besos después de haber probado la cerveza.

Aprieto mi nariz contra la de él cuando detengo el beso, pero sin borrar la distancia. Permanezco con los ojos cerrados, la piel abierta a su tacto y mi nariz inundada de su aroma. Mis manos quisieran explorar más. Quieren bajar por su cuello, quieren abrir su camisa, quieren desnudarlo y hacerle el amor. Quiero hacer todo eso. Quiero meter mi nariz entre sus piernas y quiero saborear el calor que se extiende en sus extremidades.

Pero me quedo así, en el solo pensamiento. Esperando alguna señal de Asmita que me permita estar seguro de avanzar. Y vitoreando cada avance que logro.

—A veces no estoy tan seguro de si lograre adaptarme con las otras personas. —Murmura contra mi mejilla y me detengo a besarle la comisura.

—Puedes… estoy seguro de ello. Cuando conozcas a mi grupo en el viaje, te darás cuentas que nada te detiene a pertenecer a ese mundo, nuestro mundo.

—¿Y cuando pregunten de mi? Quién soy… ¿de dónde vengo?

—Di lo que eres… —Abro mis ojos, y encuentro sus azules abiertos a mí, como dos ventanas a un cielo escondido. Acaricio su mejilla ante esa visión, y reflexiono sobre lo bello que me parece tenerlo en ese momento.

—Hijo de payasos… perdido en la ciudad.

—Todos querrán saber esa historia.

Asmita no dice nada… solo se acerca y roza mis labios en busca de más.

Con la cercanía del viaje, he notado que Asmita se siente cada vez más ansioso. Tiene muchas dudas al respecto: ya conoce a Aioros y se hablan bastante bien, pero no está seguro de cómo pueda llevarse con los demás. A veces siento que para él, estará fuera de lugar al encontrarse dentro del grupo.

Aioros me ha dicho que es natural y que no me preocupe de ello.  Que desde que está conmigo, casi siete meses, Amsita no ha estado con más de tres personas en un mismo lugar. Como no ha empezado ningún curso, le resultará extraño estar con tantas personas a la vez, hablándole. Pero será bueno, me confirmó. Y yo estoy seguro de que será así. Todos mis demás compañeros están ansiosos por conocerlo, ya que les he hablado de él. Algunos saben que somos más que simples compañeros de cuarto.

En parte, lo que más me preocuparía es lo que pase con ellos cuando sepan precisamente que Asmita y yo somos algo más. ¿Qué somos? No lo sé… ¿novios…? No lo hemos hablado… no hemos visto necesario acordar el nombre de la relación.

De todos modos, lo único que puedo hacer, por el momento, es tratar de hacerlo sentir más seguro. Y parte de ese trabajo, es preparándolo para el inevitable encuentro. Una de las cosas que me dijo Asmita, cuando le contaba del itinerario de viaje, es que no sabía bailar. Así que, estoy dispuesto a enseñarle lo poco sé en el arte del baile.

Coloco música del momento y ve a Asmita sonreírme nervioso, cuando me acerca a él. Tomo su cintura suavemente para a acercarlo a mí y buscó ubicar sus manos en el sitio correcto. Sé que si bailamos, lo haremos con chicas. Al menos yo estoy acostumbrado a hacerlo gracias a Aioros que siempre me llevaba a una fiesta u otra. No estoy seguro de si Asmita terminara haciéndolo, aunque sinceramente no lo creo. Tendría que ser Asmita quien invite y no lo veo realizando esa acción.  Pienso que, al final, yo lo sacaré a bailar y en sí, me agrada mucho esa idea.

Descanso una mano sobre su espalda y tomo el papel de guía en el baile. Comienzo a moverme al ritmo de la música y espero que Asmita trate de adecuarse a esos pasos, con lentitud y a su ritmo. Me encanta ver como se concentra para hacerlo y seguirme. Me gusta mucho la cercanía de nuestros cuerpos en estos momentos.

—No es tan difícil.

—Tengo miedo a pisarte. —Me confiesa, moviendo ligeramente sus pies. Yo lo tomo desprevenido y le obligo a dar una vuelta que lo hace sujetarse más a mí—. ¡Saga!

—¡Suéltate! —Le instó tras una risa divertida. Asmita frunce el ceño y levanta su rostro—. Solo tienes que dejarte llevar por la música.

Conforme le doy vueltas, así, sin previo aviso, siento que Asmita deja de pensar en cómo mueve sus pies y busca obtener el ritmo de la música. Al final de la tercera canción, el baile se hace más fluido y sincronizado. Puedo sentir que Asmita ha captado perfectamente los pasos e incluso le divierten. Le suelto y sigo bailando frente a él, notando con diversión como se detiene sin saber qué hacer.

—Sigue bailando. —Le digo al notar su confusión—. Así, sigue el ritmo de la música.

—¿Y si te doy la espalda sin querer— Lo tomo del brazo y lo empujo hacía mi de nuevo.

—No importa, yo te abrazo y seguimos bailando.

Es agradable, muy agradable pasar un momento así con él. Con sus risas y la forma en la que toma el ritmo de la música, pegándose a mi cuerpo. No puedo evitar pasar mis mano por su espalda, costado y a veces sus brazos, conforme bailamos. Y no puedo dejar de pensar en lo mucho que sobra tanta ropa en ambos.

Detengo mi pensamiento allí y decido cambiar ahora el baile. Cambio de posición mis manos para ahora concederle la guía a él. Me detengo, esperando que él se mueva y así enseñarle como bailaría de estar con una mujer. Le doy las instrucciones y él no tarda en seguirla. Le cuesta mucho menos que hace unos minutos atrás, por lo que nos adaptamos fácilmente al cambio. Asmita coloca una de sus manos en mi cintura y comienza a llevar el ritmo, paulatinamente.

—¿Sueles bailar con mujeres?—Me pregunta. Yo asiento y me muevo justo con la vuelta que él ha iniciado.

—Solía. Cuando salía con Aioros. Pero tengo tiempo sin ir a una fiesta. —Entonces, me entra la curiosidad—. Sabes que el cuerpo de una mujer es más delgado ¿no? No se sentirá como ahora que estás conmigo.

—Lo sé, ya he tocado a mujeres.

Asmita sonríe y yo estoy a punto de dejar la mandíbula en el piso. ¿Ha tocado? ¿Ha tocado mujeres? ¿En qué sentido las ha tocado? Creo que se nota de inmediato mi impresión, porque Asmita me levanta una ceja, en claro desconcierto.

—¿Pasa algo?

—Las mujeres…

—¿Qué con eso?

—¿En qué sentido las has tocado?

Por un momento, se queda en silencio. Luego me sonríe, como si lo hubiera entendido todo. Me aprieta más y aloja su rostro en mi hombro. Yo simplemente sigo con la inseguridad apretándome la garganta.

—En muchos sentidos, pero eso fue hace mucho tiempo. Esas no fueron… forzadas.

—Y con hombres…

—Tú eres el primero.

El primero que no ha buscado forzarlo. Aprieto el cuerpo de Asmita mientras me lo dice, sin poder hacer más. De repente, tengo miedo…

 

4 thoughts on “Hijo de Payasos (Cap 10)

  1. ASDFADSDS ¡Buenas! Al fin me decido a dejarte un comentario, es que.. Pasé MESES leyendo tus fics días antes de volver de vacaciones y luego me hacía los tiempos entre curso y curso en la u para seguir leyendo.. y sufriendo con ellos </3
    Debo decir que tus fics son sumamente hermosos, se nota que dedicas una buena parte de tu tiempo escribiendo, analizando personajes y sus comportamientos, las historias son envolventes y te atrapan, te envuelven y te obligan a seguir leyendo aunque ya sean las tantas de la noche. Es terrible, hubieron muchas noches así (?)
    Agradezco un montón tu trabajo, tu escritura es simplemente exquisita y bien desarrollada cafsygvduhaskj disculpa mis taldos, a ver si así me expreso mejor.
    Eres una maestra, really.
    Respecto a este fic en especial.. ¡OMFG! En mi vida me imaginé un Saga x Asmita. Puede que Asmita sea muy parecido a Shaka y tal, pero denotas muy bien sus diferencias y cada uno tiene su sello personal, amo eso también, te felicito, debe ser complicado ;u; De todas formas, me encantó, me encanta como llevas esta historia y estaba en medio de mi clase de Anatomía, en un receso cuando terminé el décimo capítulo.
    Quedé con tragedia cuando vi que no había más, lo juro (?) Estoy sumamente metida en la forma en que Asmita se desenvolverá en el viaje, ¿Tendrá otro tipo de verdad oculta? ¿Qué hará Saga? Oh Dios VAGSADSH.

    En fin, espero que no se te haga latoso mi comentario (?) Desde aquí te envío ánimos para que sigas escribiendo capítulos y fics tan hermosos como solo tú sabes hacerlos ❤
    ¡Estaré al pendiente de las nuevas actualizaciones! Y seguramente, me verás seguido por aquí dejando uno que otro comentario.

    ¡Un gusto!

    1. ¡¡Oh Tear!! ¡Me hace tan feliz que me hayas escrito este comentario! (y que me hayas escrito también por tumblr. Lo había leído pero con el trabajo se me olvida sacar tiempo y responder. Soy tan mala T_T)
      Gracias de verdad por escribirme. Me alegra mucho que hayas podido leer varios de mis fics, me imagino que te topaste con los más largos (como Cruce o Un poco de Color y Vida) Espero que lo hayas disfrutado tanto o más de o que yo disfruté escribiéndolo. Tus palabras me hacen sentir muy feliz! Intento poner todo de mí ala hora de escribir, ha sido un camino largo, he cometido errores que ahora me avergüenzan pero no me arrepiento de mis tramas y de los personajes que he creado. ¡He crecido con ellos incluso!
      Ahora no he podido escribir como quisiera, me absorve el rol, peor espero ir retomando un poco más ya que tengo muchas ideas que me gustaría intentar.
      Aoww esta historia… amo a Asmita, lo amo con todo, y recuerdo que la primera vez que pensé en el Saga x Asmita fue por el fic Fiebre de stardust. Es solo un párrafo! Peor para mi mente yaoi fue como mucho xD Y bueno, en Lienzo de Guerra e ido desarrollando más la posibilidad de esta pareja, porque me encanta pensar en un Saga atormentado (o joven) con la calma y seriedad de Asmita. Que a su vez transmite ternura. En este fic, pues… fue como revelación. Lo fui viendo mientras iba en el camino al trabajo y me puse a trabajarlo.
      Jajaja ¡había olvidado actualizar con los últimos capítulos! Pero ya lo arreglé. Iré intercalando con otros trabajos que he hecho y no he publicado aquí. Espero que te guste lo que sigue, verás lo que ocurre en ese viaje 😉
      ¡Espero muy emocionada tus comentarios! ¡Gracias por los ánimos y espero que también sigas disfrutándolos!

      1. Oh no te preocupes, tómate tu tiempo por favor, tampoco quiero sentir que te estoy presionando (?) x’DDu
        Pues sí, ya me leí la graaaan mayoría de lo que tienes escritos en LC con Defmita y ahora voy por el clásico. Y.. OMG SI, me topé con esos proyectos. Me leí El Cruce, en un principio estaba algo reacia porque estaba iniciando la universidad y se veía demasiado largo (?) y bueno.. la verdad es que fue impresionante, tu capacidad para hilar historias y juntarlas, sin olvidar la pareja principal y generar cada vía para cada uno de tus personajes es IMPRESIONANTE. Generalmente uno termina descuidando siempre algunos personajes, pero tú supiste mantenerlos demasiado bien y captar la atención sin redundar, a pesar de la cantidad de capítulos, en ningún momento se volvió tedioso y la verdad es que, al final se me hicieron sumamente cortos ;///;
        Sentí ese vacío existencial en mi calma luego de terminarlo, como si estuviese flotando en la nada. Es terrible X’DDD
        Respecto a Lienzo de Guerra, lo estoy leyendo también ASTYDLJASASDKJL, No sabía ssi dejarte comentarios porque lo has publicado hace un tiempo ya y pareciera como que… Fuera de lugar (?) De todas formas, voy en el capi 20 y Ohmygush… Todos mis respetos para ti, tu redacción y tu imaginación.

        Juro que a las 9 de la noche en punto, todas las noches, te encenderé una velita y un incienso xDDDDu Primero, me re sorprendiste con el DM x Shaka, mi cara de WTF fue épica (?) Segundo, no soy muy fan del Asprita pero fangirleo hardo con el Defmita y el SagaxAsmita que escribes ahí. Y aunque no ha habido mucho SagaxShaka hasta ahora, igual fangirleo (??) Y por lo que veo se viene AioShaka, no soy muy fan tampoco pero omg, simplemente todo te queda hermoso ❤

        Mis respetos y amén para tí \o/ -huye-

      2. ¡OMG! Que genial saber que has leído tantas de las cosas que he escrito! Me sorprende aún todo lo que he logrado escribir, aunque tengo cosas incompletas que en algún momento tendré que sincerarme y bajar para luego subirlas cuando la culmine o sencillamente suspenderlas.
        El cruce… Dios! fue mi primer fic multichapter y no he podido escribir nada más así. Siento que simplemente fue especial y único. Lo imprimiría y guardaría solo para mi deguste personal xD aunque sé que tiene millones de errores. Aowww ¡me alegro que lo hayas disfrutado y lo hayas sentido corto pese a lo largo que fue!
        OMG, espero que te guste mucho Lienzo, que ya estoy retomándolo para actualizarlo más seguido. Te puedo decir tranquilamente que es un fic que será más largo que Cruce o Un poco de Color y Vida, así que pido de antemano paciencia xD Pero me alegro haberte sorprendido. El DM x Shaka me parece tan hot en lienzo que no puedo sacarlos de lo que son, una pareja demasiado explosiva y retorcida. Toda sla sparejas allí me gustan y van a slair más y más. ¡Espero que te agraden!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s