Positivos (Kanon x Mu)

Kanon le había dicho que gustosamente moriría enterrado en él.

Anuncios

Temas:  Drama, Angst, Universo Alterno
Personajes: Kanon, Mu
Resumen: Kanon le había dicho que gustosamente moriría enterrado en él.
Dedicatoria: Para mi geme que los ama ♥
Comentarios adicionales: No sé, estoy casi dormida xD

Positivo

Le hubiera gustado acallar a las lágrimas, o evitar que estas hablaran con tanta facilidad el idioma del cuerpo. Pese a estarlo rodeando con los brazos y negándose con la boca, apretándolo con las piernas y persiguiéndose con los pensamientos, Kanon entraba, entraba, entraba. Como dueño absoluto, como único amo y señor. Rompía sus barreras mentales y absorbía a su cuerpo con una facilidad que le conmovía y le irritaba.

Mu pegó su mejilla húmeda contra el rostro de él, quien no lloraba. Sus labios no podían palabrear la inmensidad de sus emociones con expresiones mundanas. Su cabeza gritaba «No», pero su cuerpo ya le recibía como si fuera todo en cuanto pudiera tener.

—No entres… —Le murmuró antes de recibir el beso sobre su mejilla empapada de tristeza—. Por favor, no…

Kanon no dijo nada, solo volvió a entrar, a descoyuntarles los músculos, a apretarle los nervios. Volvió a entrar, una vez, dos, mil… Mu perdió la cuenta de cuantos arrebatos, de cuantas succiones había protagonizado. De cuantas veces pensó que iba a morir.

Muerte. Ahora la sentía cocerse en sus extrañas. Tejerse, hilarse, formar un nudo de inmortalidad dentro de su cuerpo y dentro del de Kanon. Hundiéndolos a ambos en la aplastante realidad. Mu soltó otro quejido antes de responder el beso. Sus lágrimas no querían detenerse. Necesitaba tanto secarse como alcanzar el orgasmo, ambas cosas con la misma fuerza.

Su cuerpo recibió cada embestida con temblorosa necesidad, y se batió en el último resquicio para negarse a darle lo que Kanon buscaba. Cuando al final la energía estalló por todas las direcciones y se apresó a él, en sus brazos quedaron marcadas las lágrimas que también habían humedecido a Kanon en el último minuto.

Luego hubo silencio… sus respiraciones arrítmicas indicaban la desconexión que existían entre ambos, pese a estar unidos. Piernas y brazos enredados con los pensamientos descoyuntados.

Kanon hundió su nariz en el cuello de Mu, tras tranquilizarse. Tragó hondo y saboreó sus propias lágrimas, ya sin detenerlas.

—¿Cuánto es la esperanza de vida? ¿5…? ¿10…?

Mu buscó su mirada, mostrándole vidrios rojos, tan rojo como sus sangres envenenadas. Renegó sin saber la respuesta, y sin poder derramar una lágrima más.

Se hundieron en el silencio de la imperante sentencia, digiriéndola cada quien desde su propio agujero. Con el calor del cuerpo disipándose, el abrazo manteniéndose y la única certeza de que la respuesta estaba allí. Pese la dureza de las circunstancias y el oscuro destino, la única salida estaba en la unión de sus cuerpos. Kanon le había dicho que gustosamente moriría enterrado en él.

—Serán buenos 5… o 10 años…

Mu dibujó una sonrisa corta, amarga.

Era una ironía ser positivos en ese momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s